Más de 682 pacientes críticos renales fueron atendidos en el Hospital Simón Bolívar, en el primer trimestre del año

Más de 682 pacientes críticos renales fueron atendidos en el Hospital Simón Bolívar, en el primer trimestre del año

La Unidad Renal del Hospital Simón Bolívar aumentó su capacidad de respuesta a pacientes que requieren hemodiálisis, especialmente en los servicios de cuidado crítico, durante la pandemia generada por el COVID-19.

En el primer trimestre de este año, se realizaron 682 sesiones en la Unidad de Cuidados intensivos, 513 más que en el mismo periodo del año anterior, es decir, un 75.2 % adicional. Este aumento corresponde a la ampliación de la capacidad instalada de camas que ha tenido la Subred Norte y al requerimiento de terapia de reemplazo renal de los pacientes contagiados con COVID -19.

Además, para poder brindar un tratamiento adecuado respondiendo a las necesidades de los pacientes, la Unidad Renal implementó turnos de 24 horas para realizar diálisis en los servicios, durante la pandemia.

En total, el hospital realizó 5.362 sesiones durante los tres primeros meses del año, 4.038 en atención ambulatoria, 542 en hospitalización y las restantes en UCI.

La infección por coronavirus puede hacer que las personas sufran múltiples fallas en los órganos, siendo el riñón uno de los afectados, así mismo el uso de medicamentos para atacar la enfermedad puede ocasionarle daño, aunque no de forma permanente en la mayoría de los casos.

“El papel de la Unidad Renal ha sido realmente muy importante durante la pandemia. El virus afecta los órganos y sistemas, en un momento dado todos se ven comprometidos. En casos leves se presenta el sedimento en la orina sin que 254 esto sea trascendente, en casos más complejos puede haber lesiones directas por la toxicidad del virus en el tejido renal. También pueden producirse trombos en este órgano. Después de los pulmones, el riñón es uno de los órganos más comprometidos”, asegura el nefrólogo Mauricio Nieto.

El Hospital Simón Bolívar cuenta con 5 máquinas de hemodiálisis, con tecnología de punta, para la atención de pacientes de hospitalización general o UCI y 46 máquinas en sala para atención ambulatoria, con personal entrenado, atención psicológica y de trabajo social, además de alimentación y ruta de transporte para una atención integral.

De igual manera, con el fin de mitigar los posibles contagios de los pacientes que asisten ambulatoriamente a sus sesiones de hemodiálisis, la unidad cumple con todas las medidas de prevención para brindar seguridad a los usuarios.

La Subred Norte a través del Hospital Simón Bolívar aumentó su capacidad en camas instaladas con el fin de atender los requerimientos de terapia de reemplazo renal de los pacientes contagiados con COVID -19.

By Wilson Castiblanco

Deja un comentario

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: