“Las personas que venden en el espacio público, deberían generar algún tipo de renta para el estado”: Libardo Asprilla Lara, director del IPES

Desde hace algunos días, la Alcaldía de Bogotá planteó la posibilidad de poner en marcha el pico y placa para vendedores ambulantes, con el propósito de generar una mayor organización y control de esta situación.

Se espera que esta medida empiece a regir en los primeros días de marzo, por la entrega de la segunda fase de peatonalización de la carrera séptima, «inicialmente se evaluarán los resultados de la implementación de este pico y placa para posteriormente realizarlo en varios sectores como Chapinero, el 20 de Julio, Bosa y Suba» aseguró Libardo Asprilla Lara, director del Instituto para la Economía Social (IPES).

Algunos vendedores consideran que “se debe aclarar cuáles serían los horarios de restricción, porque hay unas horas que son más rentables que otras,  y si alguno resulta más beneficiado se aumentarían las tensiones que ya existen», afirmó un vendedor informal a el diario El Tiempo.

Esta medida busca brindar mejores oportunidades a las personas que se dedican a este trabajo, así como a acabar con las diferentes denuncias por parte de los vendedores de “rentas” en ciertos espacios públicos.

Además, la Alcaldía pretende que quienes obtienen una retribución económica por usar el espacio público, realicen un aporte que permita el cuidado de este, “Las personas que venden en el espacio público, deberían generar algún tipo de renta para el estado”, afirmó Asprilla.

Según el último censo, la cifra de vendedores ambulantes es superior a los 52,725 trabajadores. De acuerdo con algunos voceros de este gremio, serían más de 200.000 personas, quienes trabajan en la informalidad, solo en la capital colombiana.

Escrito por Kevin Retamoso

By Wilson Castiblanco

Related Posts

A %d blogueros les gusta esto: